Para Meditar

Publicado: abril 23, 2007 de administrador en Ecología Espiritual

amanecer.jpg

Nadie busca un río en el desierto,
ni a un príncipe entre mendigos,
ni una perla en el barro,
ni al Santo entre los pobres.

 

Los reyes habitan en palacios;
los poderosos, en castillos;
los dioses, en templos;
y Tú. mi Señor, en mi corazón.
¿Por qué un huésped tan digno
se refugia en tan pobre morada?
¿Quién te recomendó tan insólito santuario?

 

En lo recóndito del hombre disimulas tu presencia.
En los entresijos del alma te has refugiado..
En medio de alimañas te has retirado.
¿De quién te escondes? ¿De mí, que te albergo?

 

¿Eres un espejismo del alma?
¿Una sombra de la imaginación?
¿Un desliz de la razón?
¿O realmente moras en mi interior?

 

Qué fácil es captar tu presencia en las estrellas,
en las montañas o en el mar!
O reconocerte disfrazado de niño, de anciano o de amigo.
Te intuyo camuflado en la historia,
en la ciencia y en la belleza.
Pero ¡qué difícil resulta hallarte
en la penumbra de mi corazón!

 

Si en las cimas más altas te alojaras,
allí escalaría para estar contigo.
Si en los abismos reposaras,
en ellos me sumergiría para vislumbrar tus destellos.
Si un lejano planeta te albergara,
hasta él viajaría para alcanzarte.
Pero si en mi corazón te escondes,
¿hacia dónde dirigir mi caminar?
¿Qué compuerta abriré?

 

¿Tendré que desnudar mi alma buscándote?
¿Tendré que desgarrar mi interior para encontrarte?
¿En qué rincón me aguardas silencioso?
¿Qué estancia has preparado para el encuentro?

 

¿Por cuántos pozos tendré que descender?
¿Cuántos barrancos tendré que cruzar?
¿Cuántos secretos tendré que desvelar?
¿Cuántos peligros tendré que sortear?
Y al final, ¿estarás realmente Tú y no yo?

 

Quiero escudriñar mis pensamientos,
sondear las profundidades de mi ser,
recorrer las cavernas de mi alma,
explorar los recovecos de mi memoria,
deslizarme por los muros de mis pasiones,
pasear por el jardín interior
y esperar impaciente tu venida.

 

Permaneces agazapado en una grieta de la conciencia,
oculto tras un recuerdo olvidado,
mezclado con un sentimiento desconocido
o inspirando una sólida intuición.
Allí estás Tú, vida, luz, sabiduría y fermento.

 

Humillas al presuntuoso que no se deja sorprender.
Despistas al altivo que te pretende atrapar.
Desconciertas al impetuoso que te persigue
y no sabe esperar.
En cambio, te acercas a aquel que precisa tu auxilio
y se rinde a tu realidad.

Autor: Josep Otón Catalán.

Libro:«Inconsciente, ¿morada de Dios?»

Editorial: editorial Sal Terrae.

 

 

 

Anuncios
comentarios
  1. david dice:

    La morada de nuestro señor siempre sera la mas humilde, nunca sera sustituida por grandes castillos donde la riqueza ciega con el oro de sus paredes y nos desviara del camino correcto regido por la energias cosmicas del universo.

  2. doris dice:

    ESTA MEDITACION ME PARESE LO MAXIMO YA QUE TE HABLA DE DONDE MORA EL SEÑOR EN NOSOTROS Y NOS CUESTA TANTO DARNOS CUENTA DE ELLO,BUSCAMOS LA FELICIDAD CASI SIEMPRE EN COSAS TAN BANALES Y NO VIVIMOS LA REALIDAD DEL GRAN TESORO QUE DIOS NOS REGALO POR SOLO UN TIEMPO, PARA VIVIR ACA EN ESTA HERMOSA TIERRA. OHHHH SI TODOS LOS SERES HUMANOS ESCUCHARAMOS DE VERDAD Y VIERAMOS DE VERDAD REALMENTE CREO QUE SI ESTE MUNDO EN EL CUAL COMVIVIMOS TODOS LOS DIAS CON OTROS SERES HUMANOS SERIA UN VERDADERO PARAISO.
    GRACIAS POR ESTA OPORTUNIDAD QUE NOS DAN PARA EXPRESARNOS,REALMENTE ES MARAVILLOSO.
    QUE DIOS LOS BENDIGA,ADIOS

  3. Cristina dice:

    Acabo de Leer esta poesía y me ha conmovido sobremanera, me ha hecho recapacitar sobre muchas cosas que acontecen en mi vida en estos tiempos , me ha arrojado luz en mi caminar.
    Desde aquí gracias al autor por tanta sensibilidad y a los administradores de esta hermosa WEB por los buenos artículos que aquí publican.

  4. Aurelio García dice:

    Creo que Dios se ha valido de la profunda expresión a “imagen y semejanza” para mostrarnos como humanamente podemos captar, gustar, saborear y nutrirnos de sus Misterios.
    Al leer la poesía, brotó en mi el recuerdo del Niño que no nace en palacio, ni en castillo, ni en un templo, sino en una pequeña ciudad: Belén, sin ni siquiera el cuarto de una posada, sino en un refugio para animales: un establo, sin una cuna, sino un pesebre.
    ¿Quién iría a buscar y creer en el Mesías en tal condición? Habría un escondite mejor?. , ¿por qué no creer que “a imagen y semejanza”, que Jesús no haya encontrado posada en las posadas de mis pensamientos mas altivos o en la de mis emociones más impetuosas o en la de mis ideales y metas más presuntuosas o en la de mi autosuficneia o prepotencia, y Él haya preferido la sencillez
    y sabia humildad de mi espíritu, que para mi aún pueden lucir ocultas? .-Sencillez y humildad, tierra buena para la Fe, que por otra parte surgen iluminadas por la estrella de Belén para quien le busca.
    Espíritu que biblicamente se llama corazón, el centro y a su vez esencia de todo mi ser. Valdría la pena andar el camino de la espiritualidad desde abajo, tan bien presentanda por el P. Dr. Anselmo Grün OSB .
    Pero si en mi corazón te escondes,… ¡¡Qué alegría saberte tan cerca!! Qué alegría saber que me basta con dejarme encontrar por ti. Detener mi seguir huyendo de ti, buscándote afuera.

    ¿hacia dónde dirigir mi caminar?
    ¿Qué compuerta abriré?

    .

  5. Aurelio García dice:

    Creo que Dios se ha valido de la profunda expresión a “imagen y semejanza” para mostrarnos como humanamente podemos captar, gustar, saborear y nutrirnos de sus Misterios.
    Al leer la poesía, brotó en mi el recuerdo del Niño que no nace en palacio, ni en castillo, ni en un templo, sino en una pequeña ciudad: Belén, sin ni siquiera el cuarto de una posada, sino en un refugio para animales: un establo, sin una cuna, sino un pesebre.
    ¿Quién iría a buscar y creer en el Mesías en tal condición? Habría un escondite mejor?. , ¿por qué no creer que “a imagen y semejanza”, que Jesús no haya encontrado posada en las posadas de mis pensamientos mas altivos o en la de mis emociones más impetuosas o en la de mis ideales y metas más presuntuosas o en la de mi autosuficneia o prepotencia, y Él haya preferido la sencillez y sabia humildad de mi espíritu, que para mi aún pueden lucir ocultas? .-Sencillez y humildad, tierra buena para la Fe, que por otra parte surgen iluminadas por la estrella de Belén para quien le busca.
    Espíritu que biblicamente se llama corazón, el centro y a su vez esencia de todo mi ser. Valdría la pena andar el camino de la espiritualidad desde abajo, tan bien presentanda por el P. Dr. Anselmo Grün OSB .
    Pero si en mi corazón te escondes,… ¡¡Qué alegría saberte tan cerca!! Qué alegría saber que me basta con dejarme encontrar por ti. Detener mi seguir huyendo de ti, buscándote afuera.

    .

  6. Ester dice:

    Muy bueno el blog,  muchas notas muy interesantes, visiten mi blog de Espiritualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s