Acerca de Mistica


Una Misión en tu vida

“Cuando el Cielo propone una gran misión a un Iniciado, que vuelve a descender para encarnarse en la tierra, no le oculta todas las pruebas que deberá superar, porque triunfando en estas pruebas logrará realizar su misión. Ciertamente, no le alegra mucho ver lo que le espera, pero lo que cuenta es el objetivo, nada más, y él acepta.. Pero en el momento en que se encarna, los Señores de los Destinos le quitan la memoria: ya no sabe nada de su misión ni de las pruebas que deberá atravesar; es como una persona normal, y sufre… Hasta el día en que comprende que el Cielo se ha servido de él para realizar sus grandes proyectos, y que si hubiera tenido una existencia fácil, no hubiera hecho nada… un cero a la izquierda, como mucho.
Evidentemente, no todos los seres humanos pueden decir que las pruebas que deben sufrir son debidas a una gran misión que el Cielo les ha encomendado, pero cada uno debe saber que según el modo en que supere sus dificultades, el Cielo decidirá si puede confiar o no en él en el futuro.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov

CONDICIONAMIENTO

A menos que abandones tu personalidad, no serás capaz de encontrar tu individualidad. La individualidad la proporciona la existencia; la personalidad es impuesta por la sociedad. La personalidad es una conveniencia social. La sociedad no puede tolerar la individualidad, porque la individualidad no es gregaria como una oveja. La individualidad tiene la cualidad del león; el león se mueve solo. La oveja está siempre con la multitud; esperando que al permanecer entre la multitud se sentirá a gusto: al estar en la multitud uno se siente protegido, seguro. Si alguien ataca, existe la posibilidad de que dentro de una multitud puedas salvarte. Pero estando solo… únicamente los leones se mueven en soledad.

Cada uno de nosotros nace como un león, pero la sociedad continúa condicionándote, programando tu mente como una oveja. Esto te da una personalidad, una personalidad agradable, muy simpática, conveniente, muy obediente.

La sociedad quiere esclavos, no quiere gente que esté totalmente comprometida con la libertad. La sociedad quiere esclavos, porque todos los intereses creados requieren obediencia.

OSHO