El pichón de águila. Cuento sufí.

Publicado: diciembre 9, 2006 de alcion en Cuentos e historias que enseñan

imagen9.jpgHabía una vez un campesino que fue al bosque vecino a atrapar un pájaro para tenerlo cautivo en su casa. Consiguió cazar un pichón de águila. Lo colocó en el gallinero, junto con las gallinas. Comía mijo y la ración propia de las gallinas, aunque el águila fuera el rey o la reina de todos los pájaros. Después de cinco años, este hombre recibió en su casa la visita de un naturalista. Mientras paseaban por el jardín, dijo el naturalista:

-Este pájaro que está allí no es una gallina. Es un águila. -De hecho -dijo el campesino- es águila, pero yo lo crié como gallina. Ya no es un águila. Se transformó en gallina como las otras, a pesar de tener las alas de casi tres metros de extensión.

-No –dijo el naturalista – ella es y será siempre un águila pues tiene un corazón de águila. Este corazón la hará un día volar a las alturas.

-No, no –insistió el campesino-. Ella se convirtió en gallina y jamás volará como águila.

Entonces, decidieron hacer una prueba. El naturalista tomó el águila, la levantó bien en alto y, desafiándola, le dijo:

-Ya que usted es de hecho un águila, ya que usted pertenece al cielo y no a la tierra, entonces, ¡abra sus alas y vuele!

El águila se posó sobre el brazo extendido del naturalista. Miraba distraídamente alrededor, vio a las gallinas allá abajo, picoteando granos y saltó junto a ellas.

El campesino comentó:

-Yo le dije, ¡ella se convirtió en una simple gallina!

-No –insistió el naturalista-. Ella es un águila. Y un águila será siempre un águila, experimentaremos nuevamente mañana.

Al día siguiente, el naturalista subió con el águila al techo de la casa. Le susurró:

-Águila, ya que usted es un águila, ¡abra sus alas y vuele!

Pero, cuando el águila vio allá abajo a las gallinas, picoteando el suelo, saltó y fue junto a ellas. El campesino sonrió y volvió a la carga:

-Yo le había dicho, ¡ella se convirtió en gallina!

-No –respondió firmemente el naturalista. Ella es águila, poseerá siempre un corazón de águila. Vamos a experimentar todavía una última vez, mañana la haré volar.

Al día siguiente, el naturalista y el campesino se levantaron bien temprano. Tomaron el águila y la llevaron fuera de la ciudad, lejos de las casas de los hombres, en lo alto de una montaña. El sol naciente doraba los picos de las montañas. El naturalista levantó el águila al cielo y le ordenó:

-Águila, ya que usted es un águila, ya que usted pertenece al cielo y no a la tierra, ¡abra sus alas y vuele!

El águila miró alrededor. Temblaba como si experimentase una nueva vida. Pero no voló. Entonces, el naturalista la tomó firmemente, en dirección del sol, para que sus ojos pudiesen llenarse de la claridad solar y de la vastedad del horizonte. En ese momento, ella abrió sus potentes alas, graznó con el típico kau, kau de las águilas y se levantó, soberana, sobre sí misma.

Y comenzó a volar, a volar hacia lo alto, a volar cada vez más alto. Voló… Voló hasta confundirse con el azul del firmamento.

 

 

About these ads
comentarios
  1. dominique dice:

    Nadie escapa de su verdadero origen,por mas que sea del interes de otros,hacernos creer que somos lo que les conviene que seamos.Siempre llegara el momento en que tendremos que ser consecuentes con nosotros mismos.

  2. blanca moreno dice:

    nosotros tenemos que ser en la vida sinceros y corectos con nuestros actos y asi alcansar nuestras metas

  3. Hermogenes Villanueva dice:

    Este relato, nos imvita a la reflexionm especialmente al hombre latinoamericano. Nuestra gran estirpe de nativos latiamericanos es de profundas raices culturales tales como la inca y la maya y si escudriñamos nuestro pasado alguna vez fuimos aguilas y volamos por lo alto; pero vinieron los conquistadores y nos ha reducido al papel de gallinasm y si seguimos aceptando mendrugos de quienes ostentan las riquezas que en el pasado fueron nuestras, seguiremos en nuestro papel de gallinas que se conforman de caminar en el llano para alimentarse de los granos que les son arrojados.

    Vayamos a la sima del conocimiento y la cultura que nos permitira la luz , para ver la amplitud del horizonte y asi agitar nuestras alas para emprender el gran vuelo de aguilas, es decir herderos de grandes culturas que han aportado grandes soluciones para problemas de la humanidad como son el hambre y conservacion del medio ambiente. Recuperemos nuestra condicion de aguilas para el gran despegue de latinoamerica integrados en un solo continente con una cultura integracionista, pero ya no mas sometidos sino unidos para afrontar los nuevos retos ante Estados Unidos y la Union Europea, porque ellos si pueden integrarse y nosotros no . Vamos aguilas a la conquista del futuro.

  4. martha suarez peñalo dice:

    esta historia es algo para que nostros reflexionemos y no pongamos a pensar somos aguila o nos convertimos en gallina no debemos temerle a nadas sino lenvantarnos y volar alto hasta la cima de la montaña nunca declare que ere una gallina o perdedor si no una aguila o un triunfador porque como tu declara y cree esos eres y desde el principio desde que caite en el vientre de tu madre ere un triunfador porque tu la ganaste a todos los demas esperman y saliste tu vencedor y te create en el vientre de tu madre asi que hacia adelante.vuela hasta lo alto.

  5. karima dice:

    Si naciste aguila no dejes que nadie te envuelva en mentiras para convertirte en gallina.

  6. Francisco, Juan Carlos, Abraham, Antonio y Esmeralda. dice:

    Hola somos una alumna y cuatro alumnos de el colegio José Plata de Mengibar, tenemos 8 o 9 años, estamos en 3º. Hemos leído el cuento y estos son nuestros comentarios.

    Esmeralda; es muy bonito porque sale un águila.

    Francisco; que no hay que coger águilas y no hay que mentir.

    Abraham; está chulo y habla de animales naturaleza y el águila se da cuenta de que es un águila y no gallina.

    Antonio; me ha gustado mucho porque se puede hacer un teatro.

    Juan Carlos; que no se puede cambiar una águila con una gallina.

    Gonzalo; los talentos de cada persona tienen que ser descubiertos de una forma u otra.

  7. adriana Rivas Alejo dice:

    buenas tardes….soy de Venezuela…necesito saber del señor Don Jose Manuel Rivas Just…agradezco cualquier informacion….gracias….soy su hija….

  8. GRISELMAR dice:

    SOY DE PERU : YO CREO QUE ESTO NOS DA UNA LECCION, DE QUE DEBEMOS ACEPTAR A LAS PERSONAS COMO SON Y NO LO QUE NOSOTROS QUERAMOS QUE SEAN.
    AL FINAL O QUIEN SABE PRONTO NOS DAREMOS CUENTA QUE ESTAMOS HACIENDO MAL.

  9. […] Fuente: http://ociro.wordpress.com/2006/12/09/el-pichon-de-aguila-cuento-sufi/ […]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s